Químicos en alimentos. Principal preocupación de consumidores

Según una encuesta, 36% de los norteamericanos eligieron "químicos en la comida" como el principal tema de preocupación, cercano al segundo "bacterias causantes de infecciones por ingesta de alimentos" (34%).

La encuesta fue realizada a fines de 2015 por el International Food Information Council (IFIC según sus siglas en inlgés - www.foodinsight.org). Lo llamativo del resultado es que la preocupación de los consumidores contrasta notablemente con la opinión de la comunidad científica para quienes la frase "químicos en la comida" no causa alarma, dado que todos nuestros alimentos están compuestos por compuestos químicos.  

Al momento de consultar a los consumidores, se observó que la definición de "químicos en los alimentos" es muy amplia e incluye muchas sustancias, desde los productos fitosanitarios con que se protegen los cultivos, hasta los conservantes y colorantes que se agregan a los alimentos, todos ellos inocuos y autorizados para su uso por las agencias regulatorias. "En realidad, los riesgos a los que nos exponemos por la presencia de residuos de agroquímicos en la comida, por ejemplo, son insignificantes en comparación a los riesgos de contraer alguna infección por la presencia de bacterias", afirma Carl Winter, médico toxicólogo y vice-director del Departamento de Tecnología Alimentaria de la Universidad de California en Davis. "Según los estudios realizados en laboratorio, la exposición a residuos de fitosanitarios o agroquímicos es 1 millón de veces menor a los niveles de exposición a bacterias", concluye el especialista.

Por otra parte, el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (Control Disease Center o CDC según sus siglas en inglés) estima la presencia de 48 millones de casos anuales de enfermedades contraídas por la presencia de bacterias en alimentos en Estados Unidos. El organismo afirma que 6 de cada 10 norteamericanos contraen alguna infección causada por estas bacterias y estima unas 3.000 muertes al año.

No obstante, para los consumidores, "químico" es una mala palabra, probablemente porque la relacionan a lo sintético (hecho por el hombre) o agregado a los alimentos, como opuesto a lo natural. Vale la pena destacar, en este sentido, que los compuestos químicos están presentes en absolutamente todo lo que nos rodea, incluyendo nuestras células y todas las frutas, verduras, cereales y carnes que consumimos,(¡una banana tiene más de 50 compuestos químicos!).

Más allá de lo que afirme la ciencia, las preocupaciones de los consumidores son genuinas y deben ser escuchadas, todos queremos alimentarnos mejor y seguro y tenemos derecho a estar correctamente informados. Por esta razón, el desafío de la comunidad científica es informar y concientizar para tranquilizar y prevenir enfermedades.

Algunos consejos:

- Lavar con agua caliente y jabón las manos, superficies y utensilios de cocina que se hayan utilizado.
- Separar alimentos crudos y cocinados para que no se contaminen entre sí y utilizar diferentes utensilios para cortar y manipular cada uno.
- Cocinar los alimentos a temperaturas seguras (70ºC) para matar los microorganismos.
- Evitar que los alimentos no pierdan la cadena de frío.

Adaptado de: http://www.foodinsight.org/

 


 

0
0
0
s2sdefault