Diabetes, un problema de salud en aumento

Sus consecuencias para la salud se pueden prevenir o retrasar mediante un estilo de vida saludable que incluya una dieta saludable y actividad física adecuada.

¿Qué es? La diabetes es una enfermedad crónica que se manifiesta como glucosa (azúcar) alta y persistente en sangre. La hormona responsable de mantener normal la glucosa se llama insulina y es secretada por el páncreas. Esto sucede por dos posibles razones: el páncreas no produce insulina suficiente o el organismo no utiliza eficazmente la insulina que produce.

La diabetes no controlada, con el tiempo, daña gravemente órganos y sistemas; especialmente los nervios y los vasos sanguíneos.

En el año 2017, la International Diabetes Federation (IDF) publicó un artículo en el que informa que la diabetes continúa aumentando en todo el mundo con importantes implicaciones sociales, financieras y del sistema de salud. En 2015 se estimó que había 415 millones personas con diabetes de entre 20 y 79 años, 5 millones de muertes atribuibles a diabetes y el gasto sanitario total mundial debido a diabetes se estimó en 673.000 millones de dólares. El 75% de las personas con diabetes vivían en países de bajos y medianos ingresos. Para el año 2040, se pronostica que el número de personas con diabetes de entre 20 y 79 años aumentará a 642 millones.

En Argentina las cosas no están mejor. Según un documento de referencia de la situación nacional, publicado por la Organización Mundial de la Salud en el año 2016, la prevalencia de diabetes en la población total es del 10,2% (varones: 10,0% y mujeres: 10,5%). El número de muertes por diabetes en varones de 30-69 años es de 1910 y en varones de 70 años o más es de 2720; en mujeres de 30-69 años es de 1310 y en mujeres de 70 años o más es de 3500. La mortalidad por diabetes representa un 3% respecto del total de muertes en todas las edades.

Tipos, causas y sintomatología

Existen varios tipos de diabetes, entre ellas:

1) La diabetes tipo 1 (anteriormente denominada diabetes insulinodependiente o juvenil) se caracteriza por una producción deficiente de insulina y requiere la administración diaria de esta hormona para poder vivir. Se desconoce aún qué la causa, pero interviene mucho la autoinmunidad. Hasta hoy, no se puede prevenir.
Sus síntomas son: excreción excesiva de orina, sed intensa, hambre mucho, pérdida de peso, trastornos visuales y cansancio, entre otros. Estos síntomas pueden aparecer de forma súbita. Representa alrededor del 5% de todos los casos de diabetes.

2) La diabetes tipo 2 (llamada anteriormente diabetes no insulinodependiente o del adulto) tiene su origen en la incapacidad del cuerpo para utilizar eficazmente la insulina, que es consecuencia del exceso de peso y/o la inactividad física.
Los síntomas pueden ser similares a los de la diabetes tipo 1 pero menos intensos, aunque lo habitual es que permanezca mucho tiempo silenciosa. En consecuencia, la enfermedad se diagnostica cuando ya tiene varios años de evolución y han aparecido complicaciones.
Si bien este tipo de diabetes solo se observaba en adultos, en la actualidad también se manifiesta en niños. Es la más frecuente (representa el 85% de todas las personas con diabetes) y viene creciendo de la mano del aumento de la obesidad.

3) La diabetes gestacional corresponde a una hiperglucemia que se detecta por primera vez durante el embarazo. Siempre se busca su presencia entre las semanas 24 y 28 del embarazo. Puede dar lugar a recién nacidos de mayor peso que lo normal.

Factores que aumentan el riesgo a desarrollar la enfermedad

• Tener más de 45 años.
• Familiares de primer grado (padres o hermanos) con diabetes.
• Personas con obesidad.
• Personas sedentarias.
• Personas con hipertensión arterial y/o colesterol elevado.
• Personas con enfermedad cardiovascular.
• Mujeres que han tenido diabetes durante el embarazo o con hijos nacidos con un peso mayor a 4,5 kg.

A todas estas personas se les debe controlar los niveles de glucosa en sangre.

A partir de los 45 años hay que vigilar la glucosa en sangre, incluso si no se presenta ningún factor de riesgo.

Consecuencias

La diabetes es una importante causa de ceguera, insuficiencia renal, infarto de miocardio, accidente cerebrovascular y amputación de los miembros inferiores.

• La retinopatía diabética es una causa importante de ceguera y es la consecuencia del daño de los pequeños vasos sanguíneos de la retina que se va acumulando a lo largo del tiempo. El 2,6% de los casos mundiales de ceguera es consecuencia de la diabetes.
• La diabetes se encuentra entre las principales causas de insuficiencia renal.
• Los adultos con diabetes tienen un riesgo 2 a 3 veces mayor de infarto de miocardio y accidente cerebrovascular.
• La neuropatía de los pies combinada con la reducción del flujo sanguíneo incrementan el riesgo de úlceras de los pies, infección y, en última instancia, amputación.

Diagnóstico y tratamiento

El diagnóstico se realiza mediante la determinación de glucemia en ayunas en sangre venosa (≥ 126 mg/dl).

El tratamiento de la diabetes incluye pilares como:

• Plan de alimentación.
• Actividad física.
• Tratamiento farmacológico: Medicación vía oral o inyectable con insulina u otros fármacos, dependiendo de los factores de riesgo asociados (tensión arterial alta, colesterol elevado, etc.).
• Asistencia y control por parte del equipo de salud.
• Educación diabetológica: Incorporar conocimientos acerca de la enfermedad y las estrategias para los cuidados cotidianos es un componente esencial del tratamiento de la diabetes y otras enfermedades crónicas.

Plan de alimentación

Las personas con diabetes deben seguir un plan de alimentación individualizado ajustado a la edad, necesidades biológicas, a patologías concomitantes, cultura, estilo de vida, posibilidades económicas, actividad habitual y preferencias personales. Esto incluye el consumo de alimentos variados de los cinco grupos principales: 1) Verduras y frutas, 2) Legumbres, cereales, papa, pan y pastas, 3) Leche, yogur y queso, 4) Carnes y huevos, 5) Aceites, frutas secas y semillas; asegurando una adecuada ingesta de hidratos de carbono, proteínas, ácidos grasos esenciales, vitaminas, minerales y fibra dietaria.

El plan de alimentación de ser indicado por el Médico Nutricionista y/o Lic. en Nutrición tratantes; que juegan un papel destacado en la educación, el entrenamiento, la motivación y el reforzamiento para el cumplimiento y sostén de las indicaciones alimentarias en el tiempo.

Para más información sobre el plan de alimentación, recomendamos la lectura de las Guías Alimentarias para la Población Argentina: http://www.msal.gob.ar/ent/index.php/informacion-para-ciudadanos/diabetes/482-mensajes-y-grafica-de-las-guias-alimentarias-para-la-poblacion-argentina

Fuente: Ministerio de Salud


Actividad física

Para mejorar el control de la glucemia, disminuir o mantener el peso corporal y/o reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares se recomienda un plan de al menos 150 minutos semanales, desarrollados en 3 a 5 sesiones semanales, de actividad aeróbica, junto con ejercicios de resistencia que incluyan grandes grupos musculares de miembros inferiores, superiores y tronco con cargas leves a moderadas.

Los controles son un aspecto fundamental del tratamiento. Entre ellos se encuentran:

• el control de la glucemia, en particular en personas que padecen diabetes tipo 1.
• el control del peso.
• el control de la tensión arterial.
• los cuidados podológicos.
• las pruebas de detección de retinopatía.
• el control de los lípidos en la sangre.
• la detección de los signos tempranos de nefropatía relacionada con la diabetes.

La persona correctamente controlada tiene menos probabilidades de padecer trastornos físicos que generen discapacidades funcionales, para esto es necesaria la correcta adherencia al tratamiento.

Prevención

Se ha demostrado que medidas simples relacionadas con el estilo de vida son eficaces para prevenir la diabetes tipo 2 o retrasar su aparición. Para ayudar a prevenir la diabetes tipo 2 y sus complicaciones se recomienda:

• Alcanzar y/o mantener un peso corporal saludable.
• Mantenerse activo físicamente, realizar al menos 30 minutos de actividad física de intensidad moderada la mayoría de los días de la semana (para controlar el peso puede ser necesaria una actividad física más intensa).
• Consumir una dieta saludable que evite el azúcar, los alimentos y las bebidas con azúcar; y las grasas saturadas y trans.
• No fumar, ya que aumenta el riesgo de sufrir diabetes y enfermedades cardiovasculares.


Referencias

- Organización Mundial de la Salud. Centro de prensa. Diabetes. Nota descriptiva. Noviembre de 2017. Disponible en: http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs312/es/

- Ogurtsova K, da Rocha Fernandes JD, Huang Y, Linnenkamp U, Guariguata L, Cho NH, Cavan D, Shaw JE, Makaroff LE. IDF Diabetes Atlas: Global estimates for the prevalence of diabetes for 2015 and 2040. Diabetes Res Clin Pract. 2017 Jun;128:40-50.

- Organización Mundial de la Salud. Programas y proyectos. Diabetes. Perfiles de los países 2016. Disponible en: http://www.who.int/diabetes/country-profiles/es/

- Ministerio de Salud. Dirección Nacional de Promoción de la Salud y Control de Enfermedades No Transmisibles. Disponible en: http://www.msal.gob.ar/ent/index.php/informacion-para-ciudadanos/diabetes

- Sociedad Argentina de Diabetes. Recomendaciones / Guías para el tratamiento de la diabetes mellitus tipo 2. Revista de la Sociedad Argentina de Diabetes Vol. 50 Nº 2 Agosto de 2016: 64-90. Disponible en: http://www.diabetes.org.ar/espacio-para-el-profesional/consensos/

 

 


 

0
1
0
s2smodern