¿Los alimentos orgánicos son más naturales que los convencionales?

En el imaginario popular se suele asociar el término “orgánico” al término “natural”. Se cree que una fruta o verdura orgánica no fue sometida a ningún proceso de mejoramiento, y no es así. Las frutas y verduras que hoy comemos, sean o no orgánicas, son resultado de procesos de mejoramiento y selección que se remontan a miles de años atrás. Basta con investigar cuáles son los ancestros de todas las verduras y frutas que comemos para ver cómo han cambiado hasta llegar a ser como las conocemos hoy. También se suele creer que lo orgánico es “natural” porque no contiene pesticidas. Esto tampoco es real. La producción orgánica utiliza productos fitosanitarios que deben estar autorizados para esta práctica agrícola.

En particular, excluye el uso de productos sintéticos, pero emplea productos derivados de bacterias, minerales (como compuestos de cobre o azufre) o plantas (extractos o aceites vegetales, por ejemplo), para el control de plagas y enfermedades en los cultivos. También utiliza compost de residuos vegetales, desechos domésticos y estiércol como abono y fertilizantes. ¿Por qué entonces muchos optan por consumir productos orgánicos? Las razones son variadas. Por un lado, porque muchas personas creen que la agricultura orgánica no utiliza ningún insumo (fitosanitarios) en la producción. Por otro lado, estos productos son elegidos como resultado de efectivas campañas publicitarias que promocionan los alimentos orgánicos como "naturales" y en general se asocia lo "natural" con algo bueno, inocuo y familiar, aunque esto no sea necesariamente así (de la misma manera que artificial o sintético no es sinónimo de malo o peligroso). Finalmente, hay personas que prefieren comer frutas y verduras orgánicas porque perciben que tienen mejor sabor. En algunos casos esto puede ser así, y se debe a que la producción orgánica muchas veces proviene de huertas cercanas donde las frutas y hortalizas se pueden dejar en la planta hasta último momento (cuando el contenido de azúcar, por ejemplo, es mayor), pero esto también sucede con productos frescos que se producen localmente en pequeña escala de manera convencional.

Consultá también este artículo relacionado: ¿DEBO PREFERENTEMENTE CONSUMIR ALIMENTOS CUYA ETIQUETA O ENVOLTORIO DICE “NATURAL”?

0
1
0
s2sdefault