¿Qué es la biotecnología?

La biotecnología es el empleo de organismos vivos para la obtención de un bien o servicio útil para el hombre. Muchas veces pensamos que es un término relativamente nuevo, pero en realidad el ser humano se está beneficiando de la biotecnología desde hace miles de años, incluso sin saberlo. 

La biotecnología llamada “tradicional” se utiliza hace muchísimo tiempo y se basa en el uso de microbios para fabricar, por ejemplo, vino, cerveza, queso, pan y yogurt. Hoy en día, cuando hablamos de biotecnología, el término engloba también a la “biotecnología moderna”, aquella que utiliza técnicas de ingeniería genética para producir medicamentos como la insulina, enzimas que se usan en la industria alimenticia, textil y del papel, y para mejorar cultivos y animales. 

La biotecnología moderna surge en la década de los 80, y utiliza técnicas, denominadas en su conjunto "ingeniería genética", para modificar y transferir genes de un organismo a otro. De esta manera es posible producir proteínas de interés, como enzimas, fármacos, vacunas, y otras moléculas de manera segura y más eficiente. Un ejemplo de la aplicación de la biotecnología moderna es la producción de insulina humana en bacterias, que reemplaza a la insulina de cerdo utilizada originalmente, mejorando, consecuentemente, el tratamiento de la diabetes. La gran mayoría de las enzimas que se utilizan hoy en la producción de alimentos se obtienen de microorganismos genéticamente modificados. Un ejemplo es la quimosina bovina producida en cártamo transgénico y utilizada para la producción de quesos. 

Como decíamos anteriormente, la ingeniería genética también es utilizada para mejoramiento animal. Puede ser usada para mejorar ganado y otros animales de importancia económica, mejorando la eficiencia de producción de carne, o leche, o el bienestar animal, o para producir leche con mayor valor nutricional o que contenga proteínas de importancia farmacéutica. Un ejemplo de animales transgénicos aprobados para consumo humano, y ya comercialmente disponible en EEUU y Canadá, es el salmón transgénico que alcanza su peso de faena en la mitad del tiempo que el convencional, incrementando la eficiencia y permitiendo la producción de salmón más cerca de los centros de consumo. 

La ingeniería genética también es una herramienta fundamental para el mejoramiento de los cultivos. Los cultivos transgénicos son aquellos a los que se le ha agregado uno o unos pocos genes por técnicas de ingeniería genética. Estos genes pueden proceder de cualquier otro organismo, como bacterias, animales u otras plantas. El objetivo de estas modificaciones genéticas es incorporar nuevas características o modificar algunas preexistentes y así obtener beneficios (por ejemplo: resistir a una plaga o tolerar condiciones climáticas adversas como la sequía o las heladas, mejorar la calidad nutricional, producir más proteínas o vitaminas, o mejorar la composición de aceites). En nuestra mesa y en nuestra vida cotidiana hay infinidad de productos derivados de los cultivos transgénicos que se siembran en Argentina: la soja, el maíz y el algodón. De hecho, los alimentos derivados de cultivos transgénicos están en nuestra mesa hace más de 25 años. También hay otros desarrollos que todavía no llegaron a nuestra mesa como las papas transgénicas resistentes a virus 

Claramente, la biotecnología está muy presente en nuestra alimentación, salud y vida cotidiana. 


 

 

TAL VEZ TAMBIÉN TE INTERESE

Arroz dorado. Para mirarte mejor
Agricultura orgánica
Biotecnología agrícola para producir alimentos más saludables
La biotecnología y el mejoramiento vegetal
Biotecnología en video

0
1
0
s2smodern